El Preocupante Regreso del Antisemitismo

La estrella de David.

En los últimos años el viejo fantasma del antisemitismo que Europa creía dejado atrás, parece volver de entre los muertos con un fiel grupo de adeptos.

[pro_ad_display_adzone id=6]

En los últimos años, meses, semanas… y en un constante y feroz escalamiento de la situación a diario, más y más gente parece tomar el camino de la xenofobia y la intolerancia como algo común. Con este “común” que incitan tendencias políticas ultra-derechistas marcadas por viejas ideas reutilizadas y vomitadas de mala manera a un público intencionadamente inculto y falto de valores y creencias humanas básicas, es inevitable el regreso de los temidos fantasmas del pasado, que tanto esfuerzo ha puesto la sociedad occidental en evitar desde el fin de la IIª Guerra Mundial. Y es que ahora, entre ciertos ámbitos de la población, parece volver a coger fuerza el caduco antisemitismo que fue durante siglos pan de cada día en nuestra “siempre evolucionada” Europa.

La persecución no era casual.

Recordemos el “glorioso” decreto de los Reyes Católicos en España, sin ir más lejos, por el que expulsaban a los judíos del joven Estado y, en esta expulsión, aprovechaban para expoliar su dinero, hogares y riqueza. Pensemos en otras expulsiones previas en Inglaterra o persecuciones posteriores y constantes en Francia, Rusia, Alemania… que duraron hasta el siglo XX con el atroz genocidio Nazi . Un pasado de persecuciones vergonzoso contra una de las culturas más formadas y ricas en intelecto, capacidades y emprendimiento, aun durante épocas en las que Europa era un lago oscuro de incultura, muerte y barbarie. No era casual la persecución, sin embargo. Ni movida por motivos religiosos (al menos no principalmente), como se decía a la masa para enzarzarla. La persecución tenía varios objetivos, entre los que estaban el dirigir la furia de la población en tiempos difíciles contra un “enemigo común” diferente y extraño a la propia cultura (o esa era la teoría), y el enriquecerse a costa de los bienes de otros, a quienes se impide conservarlos, se expulsa del país y/o se masacra.

Tras el holocausto se ha llevado a cabo en toda la sociedad occidental una campaña decidida contra el antisemitismo. Y, con todo, gracias a internet, problemas económicos sociales y una incultura vergonzosa entre algunos jóvenes y no tan jóvenes, parece haber empezado a recuperar terreno. Terreno que es imprescindible arrebatarle: con firmeza y sin ápice de tolerancia contra ideas intolerables.

Preguntémonos a qué clase de sociedad queremos llegar dando tanta importancia a lo banal.

Comentarios negacionistas del genocidio nazi inundan redes sociales, blogs, y páginas web. Y, preocupantemente, el “niño inculto” de hoy en día parece creer que la verdad universal se encuentra en algo escrito en cualquiera de esos sitios por el mero hecho de figurar y de que más o menos personas hayan dado “like” a la idea. Preguntémonos a qué clase de sociedad queremos llegar y estamos llegando dando tanta importancia a lo banal.

La apología del nazismo parece ser una corriente extendida entre alguna gente de internet. Demasiada. Para que el lector pueda hacerse una idea mejor del tipo de apología de la que hablamos y su magnitud, se enlaza aquí a un vídeo del intelectual francés Bernard Henri Levy hablando de este mismo tema: el nuevo antisemitismo que parece extenderse. Con su visualización el que lo desee podrá profundizar en las causas y motores de esta revitalización del antisemitismo y, al mismo tiempo, podrá pasearse por los comentarios y ver el porcentaje de ideario antisemita que se deja plasmar por parte de los correspondientes comentaristas. Están invitados a hacer lo mismo con cualquier otro vídeo que hable de temas relacionados con el judaísmo, el nazismo y hasta de la Segunda Guerra Mundial.

Un pueblo que más que pueblo es cultura y tradición.

Debemos pararnos y reflexionar el por qué del resurgimiento de la intolerancia. Intolerancia no solo hacia uno de los pueblos que más ha aportado a nuestra propia cultura y a Europa en especial, sino también de los más mezclados del planeta. Un pueblo que más que pueblo es cultura y tradición, así como religión. No es mucha la gente (probablemente casi nadie) que pueda afirmar en Europa sin equivocarse que no desciende en algún punto u otro de su historia familiar de alguien de origen judío. Y, espero no equivocarme al pensar que no es mucha tampoco la que siquiera piensa en esta posibilidad como algo negativo. Aporto otro enlace, esta vez a una web en la que podrán comprobar la gran cantidad de apellidos españoles, mismamente, que descienden de origen judío. Si lo comprueban quedarán sorprendidos de que muchos de ustedes, efectivamente lo hacen.

 

http://www.tarbutsefarad.com/apellidos-judios/lista-apellidos-judios.html

 

Antes de dejarse llevar por la propaganda de cualquier entidad política, ideología con foco en el odio (del tipo que sea) o palabrería fundamentada en la negación de una realidad atroz y terrible, es importante razonar y considerar qué tipo de persona uno es y quiere ser: uno más en la maquinaria del odio y el abismal retraso cultural y humano, o alguien en pos del progreso, la tolerancia y el avance de la humanidad hacia el futuro.

Si el agua fluye en un río, será limpia y cristalina. Si se estanca en un pantano, será infecta y perniciosa.

No dejéis que nuestra sociedad se convierta en un pantano estancado.

Cada gesto, cada palabra, cada defensa de la humanidad, por pequeña que sea, cuenta.

Daniel Rabal Davidov

Daniel Rabal Davidov (Madrid, 1998) es escritor, poeta y músico, entre otras cosas. A sus 20 años ya ha publicado tres libros: dos novelas (“Las Brillantes Luces de la Ciudad”, Amargord Ediciones 2016 y “CUERVOS”, Amargord Ediciones 2018) y un poemario (“Cánticos Revolucionarios”, Amargord Ediciones, 2017). Es compositor, cantante y guitarrista de “Wild Rain” y estudiante del Grado en Lenguas Modernas y sus Literaturas en la Universidad Complutense de Madrid. Es editor de la sección en español de Katoikos.eu y también edita la revista de creación literaria “La Disidencia Cultural”. Habla 5 idiomas y escribe en dos: español e inglés. Su motor es lograr un avance en la sociedad a través del arte, la cultura y el sentimiento.


Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published.

© 2020 Katoikos, all rights are reserved. Developed by eMutation | New Media