ESTRATEGIAS DE LA UE PARA LOS BALCANES OCCIDENTALES: DESAFÍOS

Jean-Claude Juncker Source: http://en.kremlin.ru/events/president/transcripts/55013/photos

 

El 1 de enero de 2018, una década después de su entrada en la Unión Europea, Bulgaria tomó la Presidencia del Consejo de la UE. Durante los próximos seis meses Bulgaria debería ser una fuerza conductora para las tareas en la agenda de la Unión.

Hay varias prioridades para la Presidencia Búlgara: Seguridad, Solidaridad y Estabilidad, que serán logradas mediante el Consenso, Competitividad y Cohesión.

La Presidencia del Consejo de la UE 2018 se sitúa bajo el “slogan” de “Unidos nos Mantenemos Fuertes” (United We Stand Strong). Éste es, a su vez, el lema de la Asamblea Nacional Búlgara y del Escudo de Armas de la República de Bulgaria.

los Balcanes Occidentales necesitan una perspectiva europea

Los líderes búlgaros, así como cientos de diplomáticos profesionales y representantes de la Sociedad Civil, cuando hablan de una Europa unida, subrayan que los Balcanes Occidentales necesitan una perspectiva europea. Dicen: “La ambición de la Presidencia Búlgara es lograr un plan de acción claro con cada uno de los países, sin crear expectativas poco realistas, pero con pasos concretos. Ésta es la manera de tener una larga paz, seguridad y prosperidad en la región”.

Así que ahí está.

En su discurso del Estado de la Unión, el Presidente Jean-Claude Juncker reafirmó el futuro europeo de los países de los Balcanes Occidentales: “Si queremos más estabilidad en nuestro vecindario, entonces también debemos mantener una perspectiva creíble de ampliación para los Balcanes Occidentales”. “La Unión Europea será mayor de 27 en número. Los candidatos de acceso deben dar a la ley, la justicia y los derechos fundamentales una clara prioridad en las negociaciones”. “La perspectiva basada en el mérito para la entrada en la UE para los países de los Balcanes Occidentales, está en el propio interés político, económico y de seguridad de la Unión, siendo una inversión geoestratégica en una Europa estable, fuerte y unida basada en valores comunes”.

está en el propio interés político, económico y de seguridad de la Unión

A comienzos de febrero de 2018, Jean-Claude Juncker presentó una perspectiva de ampliación para un mejorado compromiso con los Balcanes Occidentales, llamada La Estrategia. Ésta pretende generar un impulso renovador en la región para abordar los desafíos clave a los que se enfrentan los Balcanes Occidentales. También realza el apoyo de la UE a los esfuerzos de los Balcanes Occidentales en sus caminos europeos, con mayor inversión y recursos.

En una Hoja de Hechos, la Comisión Europea escribe: “La política de ampliación de la UE debe ser parte integrante de la estrategia para fortalecer la Unión para el 2025.

La Estrategia es parte de la más amplia Hoja de Ruta para una Unión más Unida, Fuerte y Democrática en línea con la cual la Comisión propone iniciativas dirigidas a mejorar el marco democrático, institucional  y político para la Unión del 2025.

Nuestra Unión debe ser más fuerte, más sólida y más eficaz antes de poder crecer”. Suena esperanzador.

Los Balcanes Occidentales hacen referencia a 6 países: Bosnia y Herzegovina, Serbia, Montenegro, Kosovo, Albania y la Antigua República Yugoslava de Macedonia. Por el momento sólo dos de ellos, Serbia y Montenegro, han hecho avanzar las negociaciones con Bruselas.

Las compañías de la UE son las mayores inversoras en los Balcanes Occidentales: más de €10 billones en Inversión Extranjera Directa en los últimos 5 años. Los Balcanes Occidentales son un mercado con unos 18 millones de consumidores con futuro potencial para economías de rápido crecimiento con alta demanda doméstica. La UE es el mayor socio comercial de los Balcanes Occidentales: €43 mil millones en 2016.

La región es atractiva desde un punto de vista económico. Es por eso que la Comisión habla de una “perspectiva de ampliación creíble”.

Pero Europa no debería olvidar fácilmente que en los ’90 este lugar fue escenario de sangrientos choques étnicos y guerras de fronteras cruzadas, incluyendo bombardeos de la OTAN.

Hay otras cuestiones importantes y difíciles de olvidar: Kosovo, la patria de la nación Serbia, no está reconocida como un estado interdependiente por Serbia y por cinco miembros de la UE, incluida España; Grecia no acepta a Macedonia como miembro si no cambia su nombre, que es parte de la herencia Helénica. Aparte de estos asuntos, hay un creciente miedo y rechazo local de la idea de una “Gran Albania”, que está extendida no sólo en Albania, sino entre un gran porcentaje de la población de origen albanés en Kosovo y Macedonia.

Prácticamente todos los líderes políticos de los países en los Balcanes Occidentales declaran su deseo de unirse a la UE. La opinión pública generalizada de la mayoría comparte este deseo. Una mezcla de intereses económicos y la creencia de que ser miembro de la UE y el flujo de nuevos fondos europeos, junto a la insistencia búlgara, empujó a la Comisión Europea a presentar su Estrategia y a marcar tímidamente una fecha clave: “La político de ampliación de la UE debe ser parte integrante de la más amplia estrategia para fortalecer la Unión para el 2025. La Estrategia es parte del más amplio plan para una Unión más Unida, Fuerte y Democrática en línea con el cual la Comisión propone iniciativas dirigidas a mejorar el marco democrático, institucional y político para el 2025”.

Prácticamente todos los líderes políticos de los países en los Balcanes Occidentales declaran su deseo de unirse a la UE

¡Una perspectiva que alivia: 2025! Pero en Bruselas la declaración aparece inmediatamente: “Nuestra unión debe ser más fuerte, sólida y eficaz antes de que pueda crecer”. Esto significa que el horizonte de 2025 depende  del desarrollo en la UE, que depende del desarrollo mundial, que depende de… nadie lo puede predecir.

Siguiendo la experiencia de previas ampliaciones, y los todavía persistentes problemas con varios países, Bulgaria y Rumania encabezando la lista, que todavía no son aceptados en el Espacio de Schengen por sus problemas internos de corrupción y reformas reales en los sistemas judiciales, la Comisión Europea sonoramente señala los desafíos clave a los que los Balcanes Occidentales hacen frente en su camino europeo. Parte de estos desafíos están fijos en la Estrategia. Pero una cumbre de los Balcanes Occidentales tendrá lugar en Sofía el 17 de mayo, donde líderes de la UE continuarán las discusiones e implicación con sus equivalentes de los Balcanes Occidentales, y se analizarán las medidas a introducir.

la Estrategia mejora significativamente la implicación de la UE con los socios de los Balcanes Occidentales

Para Serbia y Montenegro –donde las conversaciones de acceso ya están sucediendo- la Estrategia expone los pasos indicativos necesarios para completar el proceso de acceso en la perspectiva del 2025. Además, con varias iniciativas en seis áreas clave, la Estrategia mejora significativamente la implicación de la UE con los socios de los Balcanes Occidentales. Es un nuevo enfoque post-crisis: “La Estrategia claramente explica detalladamente que la puerta de la UE estará abierta a una mayor adhesión  cuando –y sólo cuando- los países individuales hayan cumplido con los criterios. La Comisión no está cambiando su política de ampliación: el proceso es y permanece basado en el mérito. Cada país será evaluado por sus propios logros”.

En Bruselas “el criterio” es un término elástico: mañana puede significar una cosa que no era válida ayer; y hoy es… “depende”.

De cualquier forma, la Estrategia expone un Plan de Acción con seis “iniciativas” concretas enfocadas a “áreas específicas de interés común”: el orden de la ley, la seguridad y la migración, el desarrollo socio-económico, transporte y conectividad económica, la agenda digital y buenas relaciones con los “vecinos”. Acciones concretas en estas áreas se prevén entre 2018 y 2020.

Los conocedores de la region saben que al menos dos de estas “iniciativas” –el orden de la ley y la reconciliación y buenas relaciones con los países vecinos- son muy, muy difíciles de lograr teniendo en mente la herencia histórica, el desarrollo político en años recientes, y la importancia geoestratégica que este territorio europeo tiene para la OTAN y para Rusia (sin mencionar los intereses económicos de China).

La corrupción está extendida en todos estos países. Es sintomático que Eslovenia y Croacia, dos miembros de la UE que conocen perfectamente bien la mentalidad local de arriba abajo, debido a largos años de coexistencia previos al colapso de Yugoslavia, no sean tan activos en el proceso de la admisión de los Balcanes Occidentales. Es la fuertemente criticada por su corrupción, Bulgaria, la que está promoviendo este proceso. No es tan extraño teniendo en cuenta que los oficiales en Sofía tienen el discurso más pro OTAN, pro USA y anti-Rusia de entre los europeos.

La corrupción está extendida en todos estos países

Sí, el tema más urgente para los Balcanes Occidentales es llevar a cabo reformas en el orden de la ley, los derechos fundamentales y el buen gobierno, pero es dudoso que esto se pueda lograr para el 2025.

Sobre la reconciliación y las buenas relaciones con los países vecinos, la Estrategia establece: “Apoyar la lucha contra la impunidad y la justicia transicional, incluido a través de una Comisión Regional, para establecer hechos sobre crímenes de guerra; aumentar la cooperación en educación, cultura, juventud y deporte; promover la herencia culural…”. Es difícil encontrar un ejemplo más abstracto de pensamiento ilusorio. En vez de avanzar y buscar un mejor futuro en la base de los valores cristianos y musulmanes del perdón, la Comisión Europea se hunde en el pantano del pasado del cual las Naciones Unidas todavía no logran salir. Las disputas bilaterales entre países de la región (Serbia y Kosovo son un ejemplo extremo) continúan sin resolverse. ¿Cómo?

La propuesta es: inversiones más selectivas, más fondos de la UE (para ser distribuidos entre “amigos”), más reformas económicas (abrir ampliamente los mercados locales para grandes multinacionales europeas), más privatización de industrias nacionales estratégicas y servicios, más desempleo, más emigración a los países ricos, crisis demográficas. No es cháchara. Es la realidad de los países vecinos miembros de la UE, Bulgaria y Rumanía, 10 años después de su admisión en la Unión.

Así que parece que el año 2025 no es ni una fecha fija ni un objetivo para la admisión. Tan sólo indica una perspectiva temporal posible.

Nadie duda de que las personas en los países de los Balcanes Occidentales sean parte de la parcela de Europa. La pregunta es: ¿qué Europa? ¿Europa a dos (o más) velocidades? ¿La Europa del Este-Oeste dependiente política y económicamente de la división social? ¿La UE de los ricos y la UE de los pobres? ¿Estados con una moneda común y países dependientes del euro sin voz en el Banco Central Europeo?

La Estrategia es un documento de la Comisión Europea que suena bien.

Sin embargo, una vez más debemos esperar a ver el veredicto de Berlín y París…

 

 

Iossif Davidov

Periodista Búlgaro, Madrid

 

 

Traducción del inglés: Daniel Rabal Davidov

 

 

Iossif Davidov

Iossif Davidov (1945, Bulgaria). Periodista afincado desde hace tres décadas en Madrid. Ha trabajado
en medios escritos, audiovisuales y agencias de noticias. Autor de miles de reportajes,
entrevistas, comentarios, artículos y ensayos políticos y económicos sobre más de 70 países de
todos los continentes. Ha publicado varios libros periodísticos. Tiene textos escritos en búlgaro,
inglés, español, ruso y alemán. Sigue colaborando con medios en España y Bulgaria.

Would you like to share your thoughts?

Your email address will not be published.

© 2020 Katoikos, all rights are reserved. Developed by eMutation | New Media